gestion y administracion logo
 

Auditoria

Inicio

 

Auditoría fiscal en las empresas

La auditoria fiscal suele ser llevada a cabo por un auditor correspondiente, que utiliza un grupo de actividades que resultan muy competentes a la hora de lograr una regularidad en la administración del patrimonio de una empresa.

Ahora bien si hablamos de la auditoría fiscal que impone un orden como función del Estado debemos decir que la misma se encuentra repartida entre varias entidades de derecho público, que se dedican al desarrollo de actividades acordes a la estructura propia de la misma. Pero la auditoria fiscal aplicada en las empresas, posee varios instrumentos fiscales que deben ser considerados. Generalmente las personas que se dedican a realizar las auditorias fiscales consideran que el sector privado de empresas comerciales e industriales posee tres ramificaciones de actividades con tres funciones primordiales.

Por un lado, poseen la función de crecimiento estabilización que suele estar abocada a mantener el balance macroeconómico con el fin de prevenir las posibles inclinaciones negativas en cuanto a la actividad económica, pero de todas maneras, si se analiza adecuadamente puede llegar a garantizar un nivel de tasa de crecimiento económico, que seguramente será muy favorable para la entidad auditada. auditoria-fiscal-auditorPor otra parte, la auditoría fiscal, cuenta con la función de distribución, que se trata de una adecuada repartición de la renta, entre todos aquellos grupos de economía existentes. En tercer lugar se encuentra la función de asignación, que como bien nos indica su denominación, se refiere a una correcta asignación de todos los recursos con los que cuenta la economía.

Cada una de estas tres funciones mencionadas, constituye un objetivo legítimo de política empresarial, como también un relevante aspecto en cuanto al desarrollo económico de una empresa, es por ello que resulta tan importante incluirlas dentro de la auditoria fiscal realizada a una empresa, sin importar a que se dedique la misma. Es importante señalar, que estas tres metas mencionadas, habitualmente se encuentran en conflicto entre ellas mismas, especialmente cuando la auditoría fiscal se ocupa de controlar el manteniéndose los ingresos globales que posee la empresa en cuestión, forzando de esta manera la confección de políticas empresariales por los cuales se puede optar, cuando el cuerpo ejecutivo de una empresa debe llevar a cabo la toma de decisiones correspondientes para establecer la política tributaria con la que se trabajará. auditoria-fiscal-dineroDe todas formas debemos decir, que considerando este aspecto respectivo a la auditoria fiscal, simplemente se trata de un conflicto presentado por un sistema tributario empresarial que resulta ser muy eficiente contra uno que lo interfiere, creando así un impacto mucho menor sobre todas las decisiones que debe tomar la persona encargada de llevar la auditoria fiscal, para poder determinar un resultado.

Auditoría fiscal para combatir la evasión de impuestos

Una de las razones principales por las cuales se comenzó a implementar la auditoría fiscal, fue debido a que un 90% de las empresas cometen fraude fiscal, es decir que evade impuestos. Es importante que consideremos a la evasión de impuestos como un acto grave de corrupción, por lo que cuando un auditor descubre, mientras lleva a cabo la auditoria fiscal correspondiente, que una empresa a cometido este acto, no solo procede a elevar documentos que comprueben dicha afirmación sino que también, se procederá a la obligación del pago de todo los debido junto con una multa.

Habitualmente, estas multas suelen ser descomunalmente altas, y es por esta razón es que la auditoria fiscal, es considerada como una herramienta fundamental para combatir el fraude al fisco. Por último queremos destacar que, la evasión de impuestos suele generarse principalmente por no “blanquear” a los empleados que trabajan en una empresa, o bien, pagarles parte de su sueldo en negro.

En estos casos, si durante una auditoría fiscal se descubre esto, se labrará un acta en la cual se intimará a la empresa o al responsable de la misma para que regularice su situación fiscal. Ahora bien, si el mismo procede a pagar de inmediato todo el dinero que se debe, la multa estará considerablemente atenuada; en cambio, si el mismo se rehúsa o no cumple con las normas establecidas durante la auditoria fiscal, la multa que se le aplicará se situará entre el 80% y el 200% del total del valor correspondiente a los impuestos omitidos, además de tasas de interés realmente altas.